Cómo calcular los precios de los productos artesanos. Tema 1. Introducción


Creo que una de las partes más difíciles de ser artesano es calcular los precios de las creaciones que vendemos. Sé que mucha gente pone el precio "que cree que el comprador pagaría por su producto", yo también lo he hecho al principio. Y tendemos a poner un precio muy barato para que eso ocurra. Todavía recuerdo cuando vendía mis kekos a 1€, perdón, cuando regalaba mis kekos por 1€. La gente me los compraba super feliz y yo me sentía super mal trabajando un montón de horas por unos pocos euros. También necesitaba el dinero y no me arrepiento. Gracias a eso pudimos tener cosas básicas que no podía cubrir con mi sueldo pero no deja de ser un tipo de autoesclavitud y autoexplotación.

Con el tiempo mis kekos han mejorado, en todos los niveles, por lo que un día decidí dos cosas que hicieron que me sintiera mejor y con ello mis kekos también se beneficiasen: iba a cobrar un precio justo por lo que hacía e iba a decir a la gente NO cuando no me interesase (de esto hablaremos en otro tema). Ninguna de las cosas fue fácil pero eran necesarias.

Cogí papel y lápiz y me di cuenta del tiempo que llevaba trabajando por 0,50€ la hora. ¡Sí, 0,50€ la hora!Tuve mucho miedo al cambiar los precios, pensé que sería el fin de mis kekos. Pero me sorprendí porque la gente que me había comprado anteriormente, nadie absolutamente nadie, me dijo que estaban muy caros. La gente me siguió comprando y apoyando y la gente no interesada desapareció sin más, no eran mis clientes y no valoraban mi trabajo.


COSAS A TENER EN CUENTA ANTES DE EMPEZAR A CALCULAR LOS PRECIOS



  • Que nuestro trabajo es manual pero no por eso deja de ser valioso. Es valioso porque materializamos una idea en algo material y eso debe ser valorado. No todo el mundo puede hacerlo. O puede hacerlo pero no como nosotros, lo hará a su propia manera. Nuestros productos son únicos porque al igual que dos personas no hacen una tortilla de patata con el mismo sabor, cada producto tiene una parte de nosotros que los hace diferentes a los demás.

  • Que lo caro o lo barato es relativo. Tenemos que oír de manera constante a los clientes: "¿En serio? ¡Qué caro!". Ahí, en tu cara y sin anestesia. Y lo que debemos decirles es "No es caro, lo que pasa es que a lo mejor usted no puede permitírselo" Que a mi me encanta la ropa de Desigual pero no me la compro porque no me la puedo permitir y eso no significa que sea cara. Y no puedo decir que sea cara porque no sé cuales son sus materiales ni su mano de obra.

  • También cuando empezamos vendemos a gente de nuestro alrededor y generalmente nos da apuro cobrarle lo que de verdad cuesta lo que hacemos. Se lo regalamos en muchas ocasiones. Y cuando queremos poner precios tendemos a bajarlo porque si lo hemos regalado... ¿Quién pagaría por ello? A veces la gente te pide descuentos y la única manera de hacerlos es bajar nuestra mano de obra. Una vez un señor le dijo al Sr.B que quería un puzzle muy caro que nosotros teníamos. Además le pedía un descuento bastante importante porque "era para una Asociación Benéfica". A lo que el Sr. B le dijo: "Pero la donación la vas a hacer tu o yo???" O sea que si hacéis descuentos a gente que va a regalar a otras personas pensar que sois vosotros los que regaláis a esas personas, no los compradores.


¿POR QUÉ DEBEMOS CALCULAR DE FORMA MINUCIOSA NUESTROS PRECIOS?


Estoy convencida al 100% de que hay "artesanos" que no ganan dinero y me atrevería a decir que incluso lo pierden. Pero no lo saben. Y no lo saben porque no lo calculan.

Sé que parece un rollazo pero para saber el precio de venta de un producto no queda otra que hacer números. Cuando lo hagas te quedarás alucinado de que en realidad estás ganando una miseria para el tiempo que empleas y los materiales que utilizas. Y ese cálculo debe ser MUY MINUCIOSO. Cuanto más minucioso mejor podrás calcular el precio final.

Hay una fórmula que tiene diferentes variables y es la fórmula que deberíamos seguir... pero a veces salen unos precios tan altos que es difícil de aplicar y tenemos que tunearla un poco. Hay quién dice que si no puedes poner los precios de esta fórmula deberías plantearte si tu negocio es rentable. Eso es lo que dicen, a mi me parece un poco extremista, creo que se puede adaptar a las necesidades.



Voy a resumiros estos puntos aunque los desarrollaré más en otros temas:

Material: Es todo lo tangible que utilizáis para realizar el producto. Desde el material con el que se hace el propio producto hasta otras cosas que van asociadas a él como son el packaging o las bolsas de venta.

Mano de obra: Es el tiempo invertido en la realización del producto y derivados. Porque sólo tenemos el cuenta el tiempo cuando nos sentamos a fabricar nuestras creaciones. Pero... ¿Y el tiempo del diseño? ¿Las pruebas prevías? ¿Horneado? ¿Terminaciones? ¿Compra a proveedores? ¿Publicidad en redes sociales? ¿Realización de fotos? Hay mucho tiempo invertido que no se valora y debe ser contabilizado.

Gastos: Todo lo que siempre el Sr. B dice "pero si no es nada". Es decir todas las cosas pequeñas en las que yo siempre he insistido se va mucho dinero, que necesitamos para hacer el producto pero no son el material en sí. Cosas como la electricidad del horno, pegamentos varios, toallitas de limpieza, gasolina para ir a comprar materiales, gastos de envío, herramientas. Supone mucho dinero que no tenemos en cuenta.

Beneficio: Esto me da mucha risa. Deberíamos tener un beneficio que siempre se dice que es la suma de los Materiales, Mano de obra y Gastos multiplicado por dos. Eso sería el beneficio. ¿Para qué sirve el beneficio? Para que un negocio de verdad sea rentable. Con ese beneficio podemos por ejemplo mejorar nuestro negocio comprando nuevas herramientas o podemos reducirlo para hacer descuentos y promociones.
Para que lo veáis más claro. Imaginad que vuestro negocio va genial. Vendéis mucho, mucho y no dais abasto. Resulta que tenéis más demanda de lo que podéis hacer. Entonces necesitáis a otra persona a la que tenéis que pagar. Vale, lo hacéis. El coste de material, mano de obra y gastos son los mismos... Suponer que son 10€. ¿Entonces qué ganáis vosotros vendiendo más? Nada... Porque esos 10€ son para pagar material, gastos y al trabajador. Sin embargo imaginar que el producto lo vendéis a 20€ (que son esos 10€ multiplicado por 2), Estáis sacando 10 € extra sin perjuicio para el trabajador contratado.
El problema del beneficio es que sube el precio una barbaridad (si contáis todas las horas invertidas en mano de obra) y sería muy difícil vender. Por eso cuando la gente me pregunta si se puede vivir de la artesanía siempre respondo lo mismo "es muy difícil". Puedes trabajar sola pero expandirte supone una subida del precio que difícilmente la gente pagaría.

Mayoristas: ¿Qué pasa cuando una tienda se interesa por lo que vendes? Que muy amablemente te pide si puedes dejar los productos en su tienda. Pero claro, es un negocio, no lo va a hacer gratis. Quiere sacar beneficio. Generalmente el doble del precio al que tu lo vendes. Pero tu no puedes bajar el precio porque de lo único que podrías bajar es de la mano de obra (esclavismo) o del Beneficio (si es que lo tienes). Así que la formula también dice que multipliques otra vez por 2. O sea una pasada, pero así sería. Además imaginar que ellos lo ponen al doble. Es un poco raro que tu lo vendas a un precio y una tienda a otro. Por eso a mi me han propuesto vender en tiendas y al final he dicho que no porque era imposible.


EJEMPLO PRÁCTICO


Os voy a poner un ejemplo sencillo, sin entrar en detalles, para que lo veáis. Vamos a ver que pasaría con unos pendientes de fimo.

Material: 1€
Mano de obra: Tardo 15 min y mi hora está valorada en 8€/h. Así que serían 2€. (Sin contar con el tiempo invertido en todo lo que os he dicho del que ya hablaremos más adelante)
Gastos: Vamos a poner que son 0.20€ (ya os diré como se puede calcular)

Precio del producto = Material + Mano de obra + Gastos = 3.20€

El Beneficio vamos a poner que es el doble del precio anterior.

Precio del producto incluyendo Beneficio = 3.20 x 2 = 6.40€

Y ahora habría que volver a multiplicarlo por 2 para obtener el precio de Mayorista.

Precio final del producto = 6.40 x 2 = 12.80 €

Os aseguro que es un precio totalmente desorbitado. Nadie pagaría 12.80€ por unos pendientes de Fimo (al menos los que yo hago que además los vendo a 3€) Y por eso digo que es muy difícil vivir de la artesanía porque es difícil meter un Beneficio y un precio de Mayorista.


QUIERO MANDAROS DEBERES ^_^



Seguro que tenéis una libreta super chula que nunca encontráis el momento de utilizar y un bolígrafo monísimo que no queréis gastar (si, yo también las tengo)

Ahora es el momento ideal para sacarla y practicar para saber realmente como mejorar vuestros precios.

TENEMOS UN GRUPO DE FACEBOOK PRIVADO y limitado a unas 15 personas por si queréis apuntaros para ir siguiendo los avances. Para ello tenéis que pedir acceso al mismo: Grupo de Facebook para Ejercicios y Comentarios.

Este es el primero de los ejercicios que vamos a realizar;

  1. Elegir un producto, lo más sencillo posible.
  2. Escribir, paso por paso, desde el momento en el que tenéis la idea hasta el momento en el que el producto está en venta todos los pasos que dais (tener la idea, buscar información en Internet, ir a comprar los productos, hacer pruebas, comprar fimo, comprar pegamento...)
  3. Ya está! Toda esta información la usaremos en el próximo tema para saber que tal lo estáis haciendo. ^_^
¡A trabajar!

3 comentarios

  1. Es muy difícil calcular el precio de lo que hacemos, mi padre mil veces me lo ha dicho y yo le miro y me sonrío porque sé que tiene razón. Alguna vez le he dicho "¿tu crees que alguien compraría esto por ese dinero?". Y él me dice que sí pero claro, no vale. ¿Por qué no vale? Mi padre es un apasionado de los belenes, de hecho este fin de semana pasado empezó a invadir el lugar donde va a poner el de este año. Lleva meses preparando construcciones y paisajes, casando unos escenarios con otros y buscando las figuras que le puden venir bien. Y mientras a mi me pide que le haga algunas miniaturas o que le pinte algunas cosas. Por supuesto a él cada detalle que pueda servirle le interesa y es tal vez por eso por lo que entiende el valor que lleva cada cosa que le hago. Por eso él sí lo pagaría, pero fuese mio o de cualquiera, de hecho antes de que yo me pusiese a hacer miniaturas él las tenía que conseguir de otra manera.
    También es verdad que tienes que tener un nombre, una cantidad de seguidores... Yo por unas cosas o por otras carezco de eso y de vez en cuando acabo cansada de ser tan transparente. Abrí mi tienda en Etsy después de mucho pensarlo y casi me ha dado más disgustos que alegrías (seguramente la cierre en cuanto me caduquen los anuncio que me quedan) Pero es lo que hay, no siempre se puede ganar.

    ResponderEliminar
  2. Ala ya me lo he leido... vamos a hacer el ejercicio y a ponerlo en el grupo

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón tienes, que complicado poner los precios. Pero solo cuando coges el boli te das cuenta de que sobre todo al principio el beneficio era una miseria. Besitos.

    ResponderEliminar

Cada vez que tengo un comentario me hace mucha ilusión... jejeje... Mil gracias por alegrarme el día! ^_^